RUMBO AL ESTE nº 181 en Radio Clásica. Fecha de estreno: 02 de MARZO de 2022, a las 17.00h: RUMANÍA: musicas entrelazadas.

AVISO a los oyentes: «RUMBO AL ESTE» temniará su 5ª Temporada en RNE el día 29 de JUNIO de 2022 y no volverá más a las ondas de la Radio Pública. Si queréis saber «con qué sueño y qué me acontece» a partir de OCTUBRE de 2022, y dónde aparecerá mi nuevo PODCAST INDEPENDIENTE que se llamará <400Latidos> y otros proyectos, tales como un canal en YouTube para entrevistas con artistas de todo el mundo…. lo único que os pido en este momento es que permanezcáis suscritos a la presente página, que os suscribáis, si no lo habéis hecho ya y que animéis a vuestros amigos que puedieran estar interesados a suscribirse a ESTA WEB: 400latidos.org . En caso de que prefieran no hacerlo, siempre nos quedarán las redes sociales: Facebook: @CuatrocientosLatidos, INSTAGRAM: @maja.vasiljevic.v y Twitter @400latidos. ¡GRACIAS a TODOS/AS! ¡RECORDAD!: ….en qué plataforma aparecerá mi nuevo PODCAST INDEPENDIENTE, <400Latidos>, os lo anunciaré en breve. Con sincero afecto, Maja

PISTA 00.- La SINTONÍA de RUMBO AL ESTE: “BRIEL Intérprete(s): The SILK ROAD ENSEMBLE . AUTOR: John Zorn. ARREGLO: Shanir Ezra Blumenkranz SELLO: SONY MUSIC ENTERTAINMENT/  88883710922

PARA ESCUCHAR: >RUMANÍA: musicas entrelazadas< haz CLICK en ESTE ENLACE

Instrumentos musicales peculiares y variados, orquestas de viento metal o sentidas baladas, todo eso y mucho más lo contiene la música tradicional rumana. Hoy nos detenemos en ella; en especial en la región de Valaquia, territorio que ha estado en el punto de mira de innumerables conquistadores a lo largo de la historia. A través de su música se percibe cómo, Valaquia y -más ámpliamente- Rumanía, han sido y son tierras de cruce  y mezcla de etnias que las han ido poblando desde hace siglos. (02.03.2022.)

Todas las pinturas, salvo una, en este post son del pintor rumano Rudolf Schweitzer-Cumpăna (1886 – 1975)

Rudolf Schweitzer-Cumpăna. Pulsando la cuerda

PISTA nº 01.- Geamparale

Intérprete(s): Fanfare Ciocarlia

Lăutări

Con este «gorgorito» o Geamparale como lo dirían en rumano- interpretado por los galácticos Fanfare Ciocarlía, comenzamos nuestro viaje de hoy, en el que la música rumana, en especial la de Valquia nos aportará emoción y vitalidad. Nos detendrémos en gran parte en esta región, que preserva un rico legado muical, cómo, por otra parte ocurre en todas las regiones rumanas.

Y, para empezar,  nos remontamos por un momento a la conquista de Constantinopla en 1453. Ese hito marcó la culminación de unos cuatros siglos de expansión turca desde Asia Menor hacia el occidente. El Imperio otomano comenzó siendo uno más de los pequeños proto-estados turcos que surgieron en Asia Menor durante la decadencia del gran sultanato selyúcida  túrquico-persa. Pero los turcos otomanos fueron controlando paulatinamente las demás tribus túrquicas, sobrevivieron a las invasiones mongolas y acabaron con lo que quedaba del Imperio Bizantino. En el momento de la conquista de Bizancio o mejor dicho Constantinopla,  utilizando Gallipoli como base y Adrianópolis [hoy Edirne] como capital en suelo europeo, las fuerzas otomanas ya habían conquistado o reducido a la condición de vasallos los territorios de lo que hoy son Bulgaria, Serbia, Valaquia y una gran parte de la Grecia actual.

Como la nueva capital del Imperio Otomano, Constantinopla, a partir de entonces Estambul, experimentó una rápida regeneración y transformación, devolviéndole algo de su antigua gloria imperial. Existía cierta continuidad en su papel tradicional como centro político de un imperio teocrático.

La posterior expansión territorial de los otomanos alcanzó su punto culminante bajo Süleyman I en el siglo XVI. En el momento de la muerte de Süleyman en 1566, el imperio acaparaba un sólido bloque de territorio europeo con una frontera norte que abarcaba la mayor parte de Hungría, gran parte de la actual Croacia, y por supuesto Bosnia, Serbia, Montenegro, Bulgaria, la hoy llamada Macedonia del Norte, Albania, Grgecia. La frontera se mantuvo al norte por los Habsburgo y los Romanov, y al oeste por Venecia, que en ese momento seguía controlando gran parte de Dalmacia, las Islas Jónicas, partes del Peloponeso, Chipre y Creta. Como clientes vasallos los otomanos tenían a los Principados Danubianos. Con ese nombre se designaba a los principados rumanos de Moldavia y Valaquia,

PISTA nº 02.-Turceasca

Intérprete(s): Taraf de Haïdouks

Tema titulado turcească /tur’ćaska/, es decir turca o turco. Otro conjunto celebérrimo, Taraf de Haïdouks, originario de Valaquia, al que dedicamos un monográfico allá por el año 2018, en nuestra primera temporada, nos ha traído esta enérgica y virtuosa turcească.

Rudolf Schweitzer-Cumpăna Reunión en Huși (Moldavia)

Y bien, antes de la conquista otomana, VALAQUIA formaba parte de la provincia romana de Dacia Trajana y se cree que sus habitantes autóntonos provendrían de los tracios.  Pero los romanos abandonaros la región en el siglo IIIº ante las Invasiones Bárbaras. A pesar del abandono de parte del Imperio, la ocupación romana dejó entre los habitantes de la ex-provincia un sello latino indeleble, reflejado principalmente en el idioma, el cual logró conservar sus raíces romances, pese su aislamiento y las potentes influencias eslavas. Aunque en teoría formaba parte del Imperio Bizantino, Valaquia fue ocupada sucesivamente (siglos VI-XI) por los lombardos, los ávaros y los búlgaros. Hacia el siglo XII había pasado a manos de los Пóловцы, una tribu nómada túrquica. Me permitiréis aquí una pequeña digresión: si os acordáis de las Danzas polovtsianas de la ópera El PRÍNCIPE IGOR  del copositor ruso ALEXANDER BORODIN.  Пóловцы, esta tribu túrquica fue la que las inspiró.

KIROV OPERA: ALEXANDER BORODIN: PRINCE IGOR

Balet de la Ópera KIROV y su coreografía de las Danzas polovtsianas de Borodin.

Pues bien, Пóловцы a su vez sucumbieron (1240) a los mongoles. Cuando la ola mongola retrocedió de Valaquia, los habitantes nativos descendieron de sus refugios de montaña y el principado de Valaquia fue fundado (c. 1290) por su líder Radu Negru. El nombre Vlachs,  en serbocrata les decimos Vlasi, les fue dado por sus vecinos eslavos. Aunque algunos afirman que los valacos son descendientes directos de los dacios trajanos (principalmente porque conservaron su habla latina), es más que probable que representen una mezcla étnica compuesta. Por cierto, el principado hermano, Moldavia, nació casi al mismo tiempo que Valaquia.

PISTA nº 03.- Briu

Intérprete(s): Floera Pascu

 Ya  estáis notando la maravillosa variedad de instrumentos que se utiliza en la música de Valaquia. Metales, violines, instrumentos de viento madera, el címbalo que proviene del santur persa… en alguno de estos instumentos nos detendremos un poco más adelante.

Y, volviendo a la historia, hubo un señor feudal, Mircea el Grande de Valaquia, quien reinó entre 1386 y 1418 y compartió las notorias derrotas a manos de los otomanos, -junto con otros participantes que se defendían sus territorios-,  en las famosas batallas de Kosovo en 1389 y, unos años más tarde en  Nikópolis, Bulgaria, en 1396. Dadas la abrumadoras victorias de los turcos, Mircea el Grande de Valaquia  se vio obligado a rendir tributo al sultán otomano. Sin embargo, bajo la soberanía turca, Valaquia continuó siendo gobernada por sus propios príncipes.

PISTA nº 04.- Ca Pe Lunca_Briu

Intérprete(s): Florea Pascu

Magdalena Rădulescu (1902-1983). Autoretraro en atuendo oriental

Al igual que Moldavia, Valaquia se vio desgarrada por las luchas entre los grandes terratenientes, -los boyardos- y entre aspirantes al trono rivales. El príncipe Vlad el Empalador quien reinó entre 1456 y 1462 y que inspró la leyenda del Conde Drácula, restauró cierto orden, por llamarlo de alguna forma. En verdad, lo que hizo es instaurar un rieno del terror, mandando a ejecutar a 20.000 personas en seis años. Rechazó el tributo al sultán, derrotó a los turcos, y cómo nó, empaló a los prisioneros turcos. Se ganó a pulso su sangrienta leyenda.

Alegoría de otoño

Miguel el Valiente hizo un último intento de liberar a todos los rumanos de la dominación extranjera (1593-1601), masacró a los turcos en Valaquia y conquistó Transilvania y Moldavia. Pero a su muerte Valaquia volvía a caer en manos otomanas.

Y descansamos ahora un poco de los gobernantes psicópatas y volvemos al balsamo de la música.

Denominada de diversas maneras en Rumania, la doïna comp ya hemos contado en alguna ocasión, es un canto lírico solemne, improvisado y espontáneo, que expresa una vasta gama de sentimientos y abarca una temática muy diversa: alegría, amor, tristeza, soledad, conflictos sociales, asaltos de bandidos, etc. Para interpretarla son claves, la expresión de las cualidades personales, las emociones y el virtuosismo de su creador-intérprete. Así el arte de la doïna desempeña también un papel social importante debido a que su función catártica contribuye al fortalecimiento de los vínculos de solidaridad en la comunidad. También ha dado origen a otros géneros artísticos como la danza que sigue a continuación.

PISTA nº 05.- DOÏNA

Intérprete(s): Ion Laceanu

Rudolf Schweitzer-Cumpăna, Horo

La doïna rumana en forma de danza, interpretada por la orquesta de Ion Lacheanu.

Y aunque la doïna es hoy una forma considerada autóctona de Rumanía, y su desarrollo y expansión así  lo demuestran, este instrumental que acaba de sonar nos recuerda una cosa: que en el orígen la doïna forma parte de la muzica lăutărească, que es la música romaní.

Los primeros lăutări

Las épicas migraciones de los gitanos del noroeste de la India se han rastreado hasta mediados del primer milenio, después de lo cual se establecieron (en un sentido limitado del término) en numerosos regiones del Oriente Medio (especialmente Persia, como se refleja en varios dialectos romaníes) y en el norte de África. Entran en la historia y terrirorio europeos con los otomanos, en el siglo XIV, primero escapando y luego acompañando los ejércitos otomanos en Europa. Después siguió una segunda ola de migración.

Se ha señalado que los romaníes jugaron un papel clave en la preservación de elementos turcos en la música rumana, insertando éstos en una amplia gama de estilos regionales altamente específicos y que se centraron en los instrumentos como el violín, el nai rumano o la flauta de pan, el cozbă (laúd de cuello corto en forma de pera) el tambal (címbalo) o el acordeón.

En cuanto al estilo de interpretación, la técnica del violín solista es semi-improvisada, con elaborados florituras melódicos, amplios vibrati y extensos glissandi.

Escuchemos cómo los músicos de Taraf de Haïdouks ponen todo eso magistralmente en práctica.

PISTA nº 06.- Rind De Hore

Intérprete(s): Taraf de Haïdouks.

Sabéis aquello de …que  quien más, quien menos de pequeño quería irse con el Circo… pues yo me hubiera ido con los Taraf… ah pero no pudo ser, me lo prohibieron y fui demasiado obediante.

Y bien, en la siguiente pieza vamos a escuchar el instrumento llamado taragot.

Tárogató, Töröksíp o Taragot

El taragot es realmente nombre de dos instrumentos de viento de madera distintos: un antiguo instrumento húngaro (utilizado para emitir señales de batalla) y otro, inventado alrededor de 1900 para reemplazar el antiguo instrumento (construido sobre el modelo chalumeau modificado. Aunque chalumeau fue predecesor del clarinete, el taragot en la actualidad se parce más al saxofón soprano.

En Rumania, el taragot es muy popular en la mayoría de las regiones, especialmente en Banat y Transilvania. Fue traído de Hungría en la década de 1920, pero el folklore rumano le dio un mejor lugar que el original.

Ecuchamos a continuación al virtuoso al taragot, nacido en Maramures, Dimitru Fărcaș

PISTA nº 07- Simbra Oilor

Intérprete(s): Dimitru Fărcaș

Dimitru Fărcaș y su conjunto en el tema titulado Simbra Orilor, algo así como “Largas Horas”, pero no toméis mi palabra por definitiva porque esta traducción es una versión liberrima, deducida por una servidora que no habla rumano.

Y bien, vale la pena, creo yo, recordar hoy a otro Dimitru, el célebre Dimitri Cantemir, que los m ása asiduos seguidores del programa ya conocéis. Cantemir, Principe Moldavo, desembarcó en Estambul en 1693, a la edad de 20 años, primero como rehén y luego como representante diplomático de su padre, quien gobernaba Moldavia. Se convirtió en un famoso intérprete del tanbur, que ya sabéis  que es una especie de laúd de mástil largo. Fue también compositor y en la música sobre todo es  muy apreciado por su obra “El libro de la ciencia de la música”,  una de las fuentes más preciadas y completas de la música de la corte otomana. La obra consistía de dos volúmenes principales.  El primer contiene la información teórica sobre makams, intérvalos y usul. Y el segundo volumen, tomando como base para sus análisis el tanbur, contiene la notación de 316 peşrev , casi 40 saz semai y otras formas instrumentales de la música clásica otimana comuesta en los 48 makams.

Ahora eschuchamos dos piezas seguidas. La primera es un un Taksim otomano en el Makam Husyen, preservado por Dimitri Cantemir y el segundo un tema interpretado por el violinista romaní Floera Pascu y su grupo.

El taksim otomano, que sonará en primer lugar, lo interpretan Yurdal Tokcan al oud, Hakan Güngör al kanun, Derya Türkan al kemenche clásico otomano, Murat Salim Tokaç al tanbur , Pedro Estévan a la percusuión,  Fahrettin Yarkm a la percusión también y  Jodri Savall a la fídula de cinco cuerdas…

PISTA nº 08- Turquie

Intérprete(s): J. Savall

PISTA nº 09- Corbea

Intérprete(s): Florea Pascu

La cosecha

Hoy todavía no os doy tregua. Os entrego al mundo sonoro de Fanfare Ciocarlia, que son todo menos los músicos de la corte. Agarráos bien que vienen los metales.

PISTA nº 10- 23 Ciocarlia

Intérprete(s): Fanfare Ciocarlia

Los salvaje vientos de los metales de Fanfare Ciocarlia que utilizó el otrora director de cine Emir Kusturica en su pelicula UNDERGROUND.

Hoy nos hemos detenido en una parte importante de música rumana, la que quedó de los otomanos a través de la transformación de los romaníes. Pero Rumanía esconde muchas más joyas… ya las iremos desgranando, espero.

Nos despediremos con una delicada, preciosa doina instrumental en la que Constantin Gheghina exibe otra forma de maestría en la trompeta.

PISTA nº11.- Doina De Pe Valea Cernei

Intérprete(s): Constantin Gheghina

Lăutări de Besarabia 1900

Abrazos, Maja

¡NO PERDÁIS EL ESTE!

4 comentarios

  1. Que música Maja!! Seguirla es llenarse de vitalidad!!…y mirar hacia «el este» hoy más que nunca…con Amor. Recordando que nuestro bello planeta es circular…y que es por donde sale el sol…el sol de todos los pueblos de la Tierra. Bellos cuadros y muy interesantes enlaces… gracias querida Maja . Un gran abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Una música tremendamente vital y virtuosa. Nos levanta de la silla y nos empuja a mover el cuerpo como sea. De repente, la energía se activa como por arte de magia. Escucharla con atención engancha hasta convertirse en adictiva. Eso tiene la música: una de las drogas más potentes. Estos músicos están poseídos por la droga de la música. Para tocar así, hay que estar abducido por el espíritu excelso de la música. Gracias de nuevo, Maja, por regalarnos «tentaciones» tan diversas.

    Mercedes

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s